Saturday, August 13, 2005

Capítulo 21: La Habitación Desconocida por AlejandroPrince

Harry exprimió su cerebro la siguiente semana en cuanto a como debía persuadir a Slughorn para que entregue la verdadera memoria, pero nada ocurrió en sus neuronas y se limitó a hacer lo que hacía cada vez más seguido en estos días cuando tenía un problema: leer su libro de pociones, esperando que el Príncipe hubiera escrito algo útil en un margen, así como lo había hecho tantas veces antes.
‘No vas a encontrar nada ahí,’ dijo Hermione firmemente la tarde del domingo.
‘No empieces Hermione,’ dijo Harry. ’Si no fuera por el Príncipe, Ron no estaría sentado aquí ahora.’
‘Lo estaría si hubieses escuchado a Snape en nuestro primer año,’ dijo Hermione cortante.
Harry la ignoró. Acababa de encontrar un encantamiento (¡Sectum-sempra!) garabateado en un margen sobre las intrigantes palabras ‘Para enemigos’ y estaba tentado a probarlo pero pensó que era mejor no hacerlo enfrente de Hermione. En lugar de eso, dobló cuidadosamente la esquina de la página. Estaban sentados junto al fuego en la sala común, los únicos otros despiertos eran unos de sexto. Habían tenido una impresión fuerte temprano, cuando regresaron de la cena, al encontrar una nueva noticia en el tablero de anuncios que decía la fecha de su examen de Aparición. Aquellos que tuvieran diecisiete años o los cumplieran antes de la fecha para la primera prueba, el 21 de Abril, tenían la opción de inscribirse para una sesión de práctica adicional que tendría lugar (bajo mucha supervisión) en Hogsmeade.
Ron se asustó al leer esta noticia, aún no había logrado desaparecerse y tenía miedo de no estar listo para la prueba. Hermione, que ya se había aparecido dos veces, tenía un poco más de seguridad, pero Harry, que no cumpliría diecisiete hasta dentro de cuatro meses, no podría tomar la prueba estuviese listo o no.
‘¡Al menos tú te puedes aparecer!’ dijo Ron molesto ’¡No tendrás problemas en Julio!’
‘Sólo lo he hecho una vez,’ le recordó Harry, finalmente había logrado desaparecer y rematerializarse dentro de un aro durante su clase anterior.
Habiendo perdido mucho tiempo preocupándose sobre la aparición, Ron ahora estaba luchando por terminar un ensayo terriblemente difícil para Snape, que Harry y Hermione ya habían acabado. Harry esperaba recibir una baja calificación en el suyo, porque estaba en desacuerdo con Snape sobre la mejor manera de enfrentarse a los Dementores, pero no le importaba: la memoria de Slughorn era lo más importante para él en estos momentos.
‘Te digo, ¡el estúpido Príncipe no va a ser capaz de ayudarte con esto Harry!’ dijo Hermione casi a gritos ’Solo hay una manera de obligar a alguien a hacer lo que quieres, y es con la maldición Imperius que es ilegal.’
‘Si, ya lo sé, gracias,’ dijo Harry sin dejar de mirar el libro. ‘Por eso estoy buscando algo diferente. Dumbledore dijo que Veritaserum no lo hará, pero debe haber algo más, una poción o un hechizo ...’
‘Lo estás haciendo de la manera equivocada,’ dijo Hermione, ‘solo tu puedes conseguir la memoria, Dumbledore lo dijo. Eso debe significar que puedes persuadir a Slughorn donde otras personas no pueden, no es cuestión de darle una poción, cualquiera puede hacer eso.’
‘¿Como deletreas ‘beligerante’? dijo Ron, sacudiendo fuertemente su pluma mientras veía su pergamino. ‘No puede ser B—E—N.’
‘No, así no es,’ dijo Hermione tomando el ensayo de Ron. ‘Y ‘augurio’ no empieza A—G—U. ¿Qué clase de pluma estás usando?’
‘Es una de las plumas correctoras de ortografía de Fred y George, pero creo que el encantamiento debe de haberse terminado.’
‘Sí, eso creo,’ dijo Hermione, señalando el título del ensayo, ’porque nos pidieron cómo enfrentarse a Dementores, no a ‘Dug-bogs’ y tampoco recuerdo que hayas cambiado tu nombre a ‘Ronil Wazlib’.’
‘Ah ¡no!’ dijo Ron viendo con horror su pergamino.’ ¡No me digas que tengo que escribirlo todo de nuevo!’
‘Está bien, podemos arreglarlo,’ dijo Hermione, tomando el ensayo y sacando su varita.
‘Te amo Hermione,’ dijo Ron recostándose en su silla y frotando sus ojos de cansancio. Hermione se sonrojó un poco, pero simplemente dijo. ‘No dejes que Lavender te oiga diciendo eso.’
‘No,’ dijo Ron. ‘O tal vez si, así ella me dejará.’
‘¿Por qué no la dejas tú a ella si quieres terminar con eso?’ preguntó Harry.
‘Tú nunca has terminado con alguien, ¿Verdad?’ dijo Ron’ Tú y Cho solo ...’
‘Acordamos separarnos, sí,’ dijo Harry
‘Desearía que eso pasara conmigo y Lavender,’ dijo Ron con tristeza, viendo a Hermione golpear en silencio cada una de las palabras mal escritas con la punta de su varita, de modo que se corrigieran en la página. ‘Pero entre más indirectas mando para terminar, más trata de mantener esto. Es como salir con el calamar gigante.’
‘Ahí esta,’ dijo Hermione unos veinte minutos después devolviéndole a Ron su ensayo.
‘Muchas gracias,’ dijo Ron. ‘¿Puedo tomar prestada tu pluma para la conclusión?’
Harry, que no había encontrado nada útil en las notas del Príncipe Mestizo, vio a su alrededor, ellos tres eran los únicos que quedaban en la sala común, Seamus acababa de irse a la cama maldiciendo a Snape y a su ensayo. Los únicos sonidos eran el crujir del fuego y Ron escribiendo el último párrafo sobre Dementores usando la pluma de Hermione. Harry acababa de cerrar el libro del Príncipe Mestizo bostezando, cuando ...
¡Crack!
Hermione dejo salir un pequeño grito, Ron derramó tinta sobre todo su recién terminado ensayo y Harry dijo ’¡Kreacher!’
El elfo doméstico se agachó y dirigió su mirada hacia los torcidos dedos de sus pies. ‘El amo dijo que quería informes regulares sobre lo que está haciendo el chico Malfoy, así que Kreacher ha venido a dárselos.’
¡Crack!
Dobby apareció a lado de Kreacher, su sombrero de cubre tetera se inclinó.
‘¡Dobby ha estado ayudando también, Harry Potter!’ chilló, dándole a Kreacher una mirada de resentimiento ’¡Y Kreacher debió decirle a Dobby que venía a ver a Harry Potter para que ellos pudieran hacer sus reportes juntos!’
‘¿Qué es esto?’ preguntó Hermione, aun viéndose impresionada por sus repentinas apariciones. ‘¿Qué está pasando Harry?’ Harry vaciló antes de contestarle, porque no le había dicho nada a Hermione acerca de haberles asignado a Kreacher y Dobby que vigilaran a Malfoy, los elfos domésticos eran siempre materia sensible para ella.
‘Bueno ... ellos han estado siguiendo a Malfoy por mí,’ dijo.
‘Día y noche,’ dijo Kreacher con voz ronca.
‘¡Dobby no ha dormido en una semana, Harry Potter!’ dijo Dobby con orgullo balanceándose en su lugar. Hermione se vio indignada.
‘¿No has dormido Dobby?, pero Harry, seguro tu no le dijiste que no ...
‘No, claro que no lo hice,’ dijo Harry rápidamente. ‘Dobby, puedes dormir, ¿Está bien? ¿Pero alguno de ustedes descubrió algo?’ se apresuró en preguntar, antes de que Hermione interviniera de nuevo.
‘El amo Malfoy se mueve con una nobleza que recuerda su sangre-pura,’ dijo Kreacher al momento. ‘Sus características recuerdan a los finos huesos de mi señora y sus modales son los de ...’
‘¡Draco Malfoy es un chico malo!’ chilló Dobby enojado. ‘Un chico malo que ... que ...’ se estremeció desde el borde de su cubre tetera hasta los dedos en sus calcetines y entonces corrió hacia el fuego como si pensara meterse en él. Harry, a quien esto no le era totalmente inesperado, lo atrapó por la mitad y lo sostuvo con rapidez. Dobby luchó por unos segundos y después se calmó.
‘Gracias, Harry Potter,’ jadeó. ‘Dobby aún encuentra difícil hablar de sus antiguos amos.’ Harry lo soltó, Dobby alisó su cubre tetera y dijo desafiante a Kreacher.
‘¡Pero Kreacher debería saber que Draco Malfoy no es un buen amo para un elfo doméstico!’
‘Si, no necesitamos oír sobre ti estando enamorado de Malfoy,’ le dijo Harry a Kreacher, ‘Vamos directamente a los lugares donde está pasando el tiempo estos días.’
Kreacher se enderezó, se veía furioso y después dijo, ‘El amo Malfoy come en el Gran Comedor, duerme en un dormitorio en la mazmorra, asiste a sus clases en una variedad de ...’
‘Mejor me lo dices tú, Dobby,’ dijo Harry apartando a Kreacher. ‘¿Ha estado yendo a algún lugar que no debería?’
‘Harry Potter, señor,’ chilló Dobby, sus grandes ojos brillaban a la luz del fuego, ‘El Amo Malfoy no está rompiendo ninguna regla que Dobby sepa, pero él es hábil al evitar una detención. Ha estado haciendo visitas con regularidad al séptimo piso, con algunos otros estudiantes, que se quedan vigilando mientras él entra ...
‘¡El Cuarto de los Menesteres!’ dijo Harry, golpeándose en la frente con el libro de ‘Fabricación de Pociones Avanzado’. Hermione y Ron lo miraron con interés. ‘¡Ahí es donde se ha estado escabullendo! Ahí es donde está haciendo ... ¡lo que sea que esté haciendo! Y apuesto que por eso es que está desapareciendo del mapa, pensándolo bien, ¡nunca he visto el Cuarto de los Menesteres en él!’
‘Tal vez los Merodeadores nunca supieron que el cuarto estaba ahí,’ dijo Ron.
‘Creo que eso es parte de la magia del cuarto,’ dijo Hermione, ‘si necesitas que sea invisible, lo será.’
‘Dobby, ¿has intentado entrar a echar un vistazo a lo que Malfoy está haciendo?’ dijo Harry con impaciencia.
‘No, Harry Potter, eso es imposible,’ dijo Dobby.
‘No, no lo es,’ dijo Harry al momento. ‘Malfoy entró en nuestro cuartel general el año pasado, así que yo conseguiré entrar y espiarlo, no hay problema.’
‘Pero no creo que lo hagas Harry,’ dijo Hermione despacio. ‘Malfoy sabía exactamente para qué estábamos usando el cuarto, ¿verdad?, porque la estúpida de Marieta había hablado. Él necesitaba que el cuarto se convirtiera en el cuartel del Ejército de Dumbledore y así fue. Pero tu no sabes en que se convierte el cuarto cuando Malfoy va a él, así que no sabes en qué pedirle que se transforme.’
‘Deberá de haber alguna manera,’ dijo Harry despreocupadamente. ‘Lo hiciste muy bien Dobby.’
‘Kreacher también lo hizo bien,’ dijo amablemente Hermione, pero lejos de parecer agradecido, Kreacher volteó sus enormes y ensangrentados ojos y dijo mirando el techo, ‘La sangre-sucia le está hablando a Kreacher, Kreacher finge que no escucha ...’
‘Vete de aquí,’ le dijo Harry bruscamente, y Kreacher hizo un último giro y desapareció.
‘Será mejor que tú también te vayas y duermas un poco Dobby.’
‘¡Gracias, Harry Potter, señor!’ chilló felizmente Dobby y también desapareció.
‘¿Qué tan bueno es esto?’ dijo entusiasmado Harry volteándose hacia Ron y Hermione al momento que la sala estaba nuevamente libre de elfos. ‘¡Sabemos a dónde está yendo Malfoy! ¡Ahora lo tenemos atrapado!
‘Sí, ¡es genial!’ dijo Ron sin muchos ánimos, quien estaba intentando limpiar el montón de tinta que durante la charla se había derramado por casi todo su ensayo. Hermione lo acercó hacia ella y empezó a quitarle la tinta con su varita.
‘Pero ¿qué es todo eso de que él vaya ahí con varios estudiantes?’ dijo Hermione. ‘¿Cuántas personas están en eso? No pensarás que confía en muchos de ellos para que sepan lo que está haciendo ...
‘Sí, eso es raro,’ dijo Harry con el ceño fruncido. ‘Lo escuché diciéndole a Crabbe que no era asunto suyo lo que estaba haciendo ... así que, qué hace diciéndole a todos estos ... a todos estos ...’ la voz de Harry iba disminuyendo, estaba parado frente al fuego. ‘Dios, que tonto he sido,’ dijo suavemente. ‘Es obvio, ¿verdad? Había un gran caldero de eso abajo en la mazmorra. Él pudo haber robado un poco en cualquier momento durante la clase ...
‘¿Robado qué?’ preguntó Ron.
‘Poción Multijugos. Él robó un poco de la Poción Multijugos, Slughorn nos la mostró en nuestra primera clase de Pociones ... No hay varios estudiantes haciendo guardia a Malfoy ... son solo Crabbe y Goyle como siempre ... sí, ¡eso tiene sentido!’ dijo Harry dando saltos y caminando de un lado a otro frente al fuego.
‘Son lo suficientemente tontos para hacer lo que les diga aunque él no piensa decirles en lo que anda, pero no quiere que sean vistos merodeando afuera del Cuarto de los Menesteres, así que les da Poción Multijugos para hacer que se vean como otras personas ... Esas chicas con las que lo vi cuando se perdió el juego de Quidditch ... ja, ¡Crabbe y Goyle!’
‘Quieres decir,’ dijo Hermione con voz silenciosa, ‘que esa pequeña niña a la que le arreglé su balanza ...?’
‘Só, ¡Claro!’ dijo Harry fuertemente dirigiéndose a ella. ‘¡Claro! Malfoy debió estar dentro del cuarto en ese momento, así que ella ... ¿qué estoy diciendo? ... él dejo caer la balanza para decirle a Malfoy que no saliera, ¡porque había alguien ahí! ¡Y también estaba esa chica que dejó caer los huevos de rana! ¡Hemos estado pasando por donde estaba todo el tiempo sin darnos cuenta!’
‘¿Así que Crabbe y Goyle se transformen en chicas?’ dijo a carcajadas Ron. ‘Por eso es que no se ven muy contentos estos días. Me sorprende que no lo hayan mandado a la porra.’
‘Bueno, no lo harían, ¿verdad?, si les ha mostrado su Marca Tenebrosa,’ dijo Harry.
‘Mmmm ... No sabemos si esa Marca Tenebrosa existe,’ dijo Hermione con escepticismo, enrollando el ensayo seco de Ron antes de que se dañara de nuevo y dándoselo.
‘Ya veremos,’ dijo Harry con seguridad.
‘Sí, veremos,’ dijo Hermione, poniéndose de pie y estirándose. ‘Pero Harry, antes que te emociones, aun pienso que no podrás entrar al Cuarto de los Menesteres sin antes saber qué hay ahí, y no creo que debas olvidar,’ subió su mochila al hombro y le dirigió a Harry una mirada severa, ’que se supone que tu estás concentrándote en conseguir esa memoria de Slughorn. Buenas noches.’
Harry la vio irse, sintiéndose un poco contrariado. Una vez que cerró la puerta del dormitorio de las chicas detrás de ella se volvió hacia Ron ‘¿Qué piensas?’
‘Me gustaría desaparecer como un elfo doméstico,’ dijo Ron mirando hacia la mancha en donde Dobby había desaparecido. ‘Tendría el examen de Aparición en la palma de la mano.’
Harry no durmió bien esa noche. Permaneció despierto lo que le parecieron horas, preguntándose para qué estaba usando Malfoy el Cuarto de los Menesteres y qué sería lo que él, Harry, vería cuando fuera al día siguiente. A pesar de lo que hubiese dicho Hermione, Harry estaba seguro de que si Malfoy había podido ver el cuartel del Ejército de Dumbledore, él también podría ver el de Malfoy, ¿qué podrá ser?, ¿un lugar de reunión? ¿Un escondite? ¿Un taller? La mente de Harry trabajaba de manera constante y sus sueños, cuando finalmente cayó dormido, fueron interrumpidos y perturbados por imágenes de Malfoy, que se transformaba en Slughorn, que a su vez se transformaba en Snape ...
Harry estaba en un estado de gran expectación durante el desayuno a la mañana siguiente, tenía una hora libre antes de Defensa contra las Artes Oscuras y estaba decidido a usarla tratando de entrar en el Cuarto de los Menesteres. Hermione ostentaba mostrarse desinteresada en sus planes de entrar forzosamente en el Cuarto, lo que molestaba a Harry, pues sabía que ella podría ser de gran ayuda si lo quisiera.
‘Miren,’ dijo suavemente, inclinándose y señalando ‘El Profeta’, que ella acababa de tomar de una lechuza, para impedirle que lo abriera y desapareciera detrás de él. ‘No me he olvidado de Slughorn, pero no tengo idea de cómo conseguir esa memoria, y hasta que tenga una idea, ¿por qué no debo averiguar qué está haciendo Malfoy?’
‘Ya te lo he dicho, necesitas persuadir a Slughorn,’ dijo Hermione. ‘No es cuestión de engañarlo o hechizarlo, o Dumbledore pudo haberlo hecho en un segundo. En lugar de estar perdiendo el tiempo afuera del Cuarto de los Menesteres,’ tiró de ‘El Profeta’ fuera de la mano de Harry y lo abrió en la primera página, ’deberías ir y encontrar a Slughorn y empezar a interesarte en su verdadera naturaleza.’
‘¿Alguien que conozcamos ...?’ preguntó Ron, mientras Hermione veía los encabezados.
‘¡Sí!’ dijo Hermione, causando que Harry y Ron se ahogaran con su desayuno. ‘Pero esta bien, no está muerto ... es Mundungus, ¡ha sido arrestado y enviado a Azkaban! Algo acerca de utilizar un Inferius durante un intento de robo y alguien llamado Octavius Pepper ha desaparecido. Oh, y qué horrible, un niño de nueve años ha sido arrestado por tratar de matar a sus abuelos, piensan que estaba bajo la maldición Imperius.’
Terminaron de desayunar en silencio. Hermione se fue inmediatamente a su clase de Runas, Ron se fue a la Sala Común, donde aún tenía que terminar su conclusión del ensayo de Snape sobre Dementores y Harry se fue al corredor del séptimo piso y se dirigió a la pared opuesta al tapiz de Barnabás el Chiflado que estaba enseñando a trolls a bailar ballet.
Harry se puso su Capa Invisible una vez que se encontró solo en el pasillo, pero no necesitaba hacerlo. Cuando llegó al lugar al que se dirigía lo encontró desierto. Harry no estaba seguro si sus probabilidades de entrar en el cuarto eran mayores si Malfoy estaba dentro o no, pero al menos su primer intento no iba a ser aún más complicado por la presencia de Crabbe o Goyle pretendiendo ser alguna chica de 11 años.
Cerró los ojos al llegar al lugar donde la puerta del Cuarto de los Menesteres se ocultaba. Sabía qué tenía que hacer, se había convertido en un experto el año pasado. Concentrándose con todas sus fuerzas pensó ‘Necesito ver qué es lo que Malfoy hace aquí ... Necesito ver qué es lo que Malfoy hace aquí ... Necesito ver qué es lo que Malfoy hace aquí ...’
Pasó tres veces frente a donde se ocultaba la puerta, entonces, con su corazón latiendo de entusiasmo, abrió sus ojos para presenciarlo ... pero aun estaba viendo una pared totalmente en blanco. Avanzó e intento darle un empujón. La piedra era sólida e inflexible.
‘Esta bien,’ dijo Harry en voz alta, ’está bien ... pensé la cosa equivocada.’ Se detuvo un momento y luego se alejó de nuevo, con los ojos cerrados, concentrándose tanto como podía. ‘Necesito ver el lugar al que Malfoy ha estado viniendo en secreto ... Necesito ver el lugar al que Malfoy ha estado viniendo en secreto.’ Después de dar tres vueltas, abrió los ojos esperando ver algo.
No había ninguna puerta.
‘Oh, sal de ahí,’ le dijo enojado a la pared ’esa era una orden clara. Bueno.’ pensó seriamente por algunos minutos antes de intentarlo una vez más. ‘Necesito que te conviertas en el lugar que te conviertes para Draco Malfoy ...’
No abrió los ojos inmediatamente, cuando termino de dar algunas vueltas, escuchó con atención, como si pensara que la puerta haría algún ruido al aparecer. Abrió los ojos.
Aún no había ninguna puerta.
Harry maldijo. Alguien gritó. Miró a su alrededor para ver a una manada de primer año que corrían detrás de la esquina, aparentemente asustados de haber encontrado a un fantasma particularmente grosero.
Harry intentó decir de todas las maneras que se le ocurrieron ‘Necesito ver lo que Draco Malfoy está haciendo ahí dentro’ por una hora completa, y al final tuvo que aceptar que Hermione podía tener razón: El cuarto simplemente no quería abrirse para él. Frustrado y molesto se puso en camino a su clase de Defensa contra las Artes Oscuras, metiendo su Capa de Invisibilidad en la mochila mientras se iba de ahí.
‘Tarde de nuevo, Potter,’ dijo fríamente Snape, cuando Harry se apresuró a entrar en el salón iluminado por velas. ‘Diez puntos menos para Gryffindor.’
Harry miró molesto a Snape mientras se tiró en un asiento a lado de Ron. La mitad de la clase aún estaba de pie, sacando libros y ordenando sus cosas, no pudo haber llegado mucho más tarde que ninguno de ellos.
‘Antes de empezar, quiero sus ensayos sobre Dementores,’ dijo Snape agitando suavemente su varita, y veinticinco pedazos de pergamino volaron por el aire y aterrizaron en una ordenada pila en su escritorio. ‘Y espero por su bien que sean mejores que la incompetencia que tuve que aguantar sobre cómo resistirse a la maldición Imperius. Ahora, si abren todos sus libros en la página ... ¿Qué pasa señor Finnigan?’
‘Señor,’ dijo Seamus, ‘me he estado preguntando, ¿Podría decirme cual es la diferencia entre un Inferius y un fantasma? Porque había algo en el periódico sobre un Inferius ...’
‘No, no lo había,’ dijo Snape con voz de aburrimiento.
‘Pero señor, escuché a alguien hablando ...’
‘Si usted ha leído el artículo en cuestión, Señor Finnigan, debería saber que el llamado Inferius no era más que un apestoso y soplón ladrón de nombre Mundungus Fletcher.’
‘Pensé que Snape y Mundungus eran del mismo bando,’ murmuró Harry a Ron y Hermione, ‘¿No debería estar molesto por el arresto de Mundungus ...?’
‘Pero al parecer Potter tiene mucho que decir en la materia,’ dijo Snape, señalando repentinamente al fondo del salón, sus ojos negros fijos en Harry, ‘déjenos preguntarle Potter cuál es la diferencia entre un Inferius y un fantasma.’
La clase entera miraba a Harry, que rápidamente intentó recordar lo que le dijo Dumbledore la noche que fueron a visitar a Slughorn. ‘Eh ... bien ... los fantasmas son transparentes ...’ dijo.
‘Oh, muy bien,’ interrumpió Snape, con los labios torcidos. ‘Sí, es fácil ver que casi seis años de educación mágica no han sido desperdiciados en usted, Potter. ‘Los fantasmas son transparentes’.
Pansy Parkinson dejó salir una risita aguda. Muchos otros sonreían con satisfacción. Harry tomó aire y continuó tranquilamente, aunque por dentro estaba hirviendo. ‘Sí, los fantasmas son transparentes, pero los Inferius son cuerpos muertos, ¿verdad?, así que deben ser sólidos.’
‘Un chico de cinco años pudo habernos dicho mucho más,’ dijo con sarcasmo Snape. ‘Los Inferius son cuerpos que han sido reanimados por hechizos de magos oscuros. No están vivos, son simplemente usados como marionetas para hacer la voluntad del mago. Un fantasma, como espero que todos ustedes sepan, es la impresión que deja un alma en la tierra, y por supuesto, como Potter sabiamente nos dijo, son transparentes.’
‘Bueno, lo que Harry dijo es lo más usual si tratamos de diferenciarlos,’ dijo Ron. ‘Si estamos cara a cara con uno en una aldea oscura, vamos a ver si es sólido, ¿verdad?, no vamos a andar preguntándole, ‘Disculpe, ¿es usted la impresión que dejó un alma? Hubo un murmullo de risas, que se callaron al momento que Snape miró a la clase.
‘Otros diez puntos menos para Gryffindor,’ dijo Snape. ’No esperaba nada más sofisticado de usted, Ronald Weasley, un chico tan sólido que no se puede Aparecer ni una pulgada lejos del salón.’
‘¡No!’ murmuró Hermione, agarrando el brazo de Harry cuando abría la boca enojado. ‘No tiene caso, solo terminarás en detención de nuevo, ¡déjalo!’
‘Ahora abran sus libros en la página doscientos treinta,’ dijo Snape, con una pequeña sonrisa ‘y lean los primeros dos párrafos sobre la maldición Cruciatus.’
Ron estuvo muy callado el resto de la clase. Cuando sonó la campana al final de la clase, Lavender vio a Ron y Harry, (Hermione se escabulló misteriosamente fuera de su vista cuando se acercaba) el abuso de Snape por su comentario acerca de las apariciones de Ron parecía simplemente enfadarlo, y se alejó de ella desviándose al baño de los chicos con Harry.
‘Snape tiene razón ¿verdad?’ dijo Ron, después de estar parado frente a un espejo roto durante un minuto o dos. ‘No sé si valga la pena que tome la prueba. Solo que no puedo hallarle el truco a Aparecerme.’
‘Deberías hacer las sesiones extra de práctica en Hogsmeade y a ver en qué te ayudan,’ dijo razonablemente Harry. ‘De cualquier manera será más interesante que tratar de meterte dentro de un estúpido aro. Y entonces, si aún no eres tan ... tu sabes, tan bueno como te gustaría ser, puedes posponer la prueba y hacerla conmigo el siguiente verano ... Myrtle, ¡este es el baño de los chicos!’
El fantasma de una chica surgió de un inodoro en un cubículo detrás de ellos y ahora estaba flotando en el aire, viéndolos desde sus gruesos, blancos y redondos anteojos. ‘Oh,’ dijo ‘son ustedes dos.’
‘¿A quién esperabas?’ dijo Ron, viéndola desde el espejo.
‘A nadie,’ dijo Myrtle, exprimiendo un grano de su barbilla. ‘Él dijo que regresaría a verme, pero bueno, ustedes dijeron que también me visitarían,’ vio a Harry con reproche.
‘Y no los he visto por muchos meses. He aprendido a no esperar mucho de los chicos.’
‘Pensé que vivías en el baño de las chicas,’ dijo Harry, que ahora tenía el cuidado de mantenerse lo bastante lejos de ese lugar por unos años.
‘Ahí vivo,’ dijo sin darle mucha importancia, ‘pero eso no quiere decir que no pueda ir a otros lugares. Fui y te vi mientras tomabas un baño una vez, ¿recuerdas?’
‘Cómo olvidarlo,’ dijo Harry.
‘Pero creía que yo le agradaba,’ dijo dolida, ‘Tal vez si ustedes se van, él vuelva otra vez. Tenemos mucho en común. Estoy segura de que se dio cuenta.’
Y miro esperanzada a través de la puerta.
‘Cuando dices que tienes mucho en común,’ dijo Ron sonando ahora divertido, ’¿quieres decir que él también vive en un baño?’
‘No,’ dijo Myrtle desafiante, su voz hacía un fuerte eco por todo el viejo baño cubierto de azulejos. ‘Quiero decir que él es sensible, la gente también lo molesta, se siente solo y no tiene a nadie con quien platicar, ¡no tiene miedo de mostrar sus sentimientos y llorar!’
‘¿Ha estado llorando aquí un chico?’ preguntó Harry curioso. ‘¿Un chico pequeño?’
‘¡Ni lo pienses!’ dijo Myrtle, sus pequeños, húmedos ojos miraron a Ron, que definitivamente ahora sonreía. ‘Prometí no decirle a nadie y me llevaré su secreto a la ...’
‘... no a la tumba, de seguro.’ dijo Ron resoplando. ‘A las cloacas, tal vez Myrtle,’ dio un aullido de rabia y se zambulló nuevamente en el inodoro, causando que el agua se derramara por los lados en el piso. El asunto de Myrtle pareció darle nuevos ánimos a Ron. ‘Tienes razón,’ dijo, ‘iré a las sesiones de práctica en Hogsmeade antes de decidir si tomo la prueba.’
Y así la semana siguiente, Ron se unió con Hermione y el resto de los alumnos de sexto que habían cumplido diecisiete años a tiempo para tomar la prueba en dos semanas. Harry se sintió algo celoso al verlos prepararse para ir al pueblo, se perdió del paseo y era un día de primavera particularmente bueno, uno de los primeros con el cielo claro de los que no habían visto en mucho tiempo. Como sea, había decidido usar el tiempo para intentar otro asalto al Cuarto de los Menesteres.
‘Mejor deberías,’ dijo Hermione cuando le confió sus planes a Ron y a ella en la entrada, ‘ir directo a la oficina de Slughorn e intentar recuperar esa memoria.’
‘¡He estado intentándolo!’ dijo Harry, lo que era perfectamente cierto. Él se había quedado después de cada clase de Pociones esa semana intentando arrinconar a Slughorn, pero el profesor de Pociones siempre salía del calabozo tan rápido que Harry no había podido alcanzarlo. Dos veces, Harry fue a su oficina y tocó la puerta, pero no hubo respuesta, la segunda vez estaba seguro de haber escuchado el sonido rápidamente ahogado de un viejo gramófono.
‘¡No quiere hablar conmigo Hermione! Sabe que he intentado acercarme ¡y no va a dejar que suceda!’
‘Bien, pues solo tienes que hacerlo, ¿verdad?’
La corta fila de personas esperando a que pasara Filch, que estaba haciendo su usual acto de pinchar con el Sensor de Secretos, se movió unos pasos y Harry no respondió en caso de que fuera escuchado por el cuidador. Le deseó a Ron y Hermione suerte para dedicarse una hora o dos al Cuarto de los Menesteres.
Una vez fuera de la vista de la entrada, Harry sacó el Mapa del Merodeador y su Capa Invisible de la mochila. Habiéndose ocultado, dio un pequeño golpe al mapa y murmuró, ‘Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas’ y lo miró con cuidado.

Era un domingo por la mañana, y casi todos los estudiantes estaban en sus respectivas salas comunes, los de Gryffindor en una torre, los de Ravenclaw en otra, los de Slytherin en la mazmorra, y los de Hufflepuff en el sótano cerca de las cocinas. Aquí y allá había una que otra persona dirigiéndose a la biblioteca o en algún pasillo. Había algunos en los terrenos, y ahí, solo en el pasillo del séptimo piso, estaba Gregory Goyle. No había señales del Cuarto de los Menesteres, pero a Harry no le preocupaba eso, si Goyle estaba parado haciendo guardia, el cuarto estaba abierto, sin importar si estaba en el Mapa o no.
Por lo tanto, subió rápidamente las escaleras y bajó la velocidad hasta que alcanzó la esquina que daba al pasillo, donde comenzó a arrastrarse, lentamente, hacia la misma niña pequeña, que sostenía su pesada balanza de cobre, que Hermione amablemente le había ayudado a arreglar quince días antes.
Esperó hasta que estuvo detrás de ella e inclinándose hacia ella muy despacio susurró ‘Hola ... eres muy bonita, ¿no crees?’
Goyle dio un fuerte grito de terror, aventó la balanza por el aire, y corrió lo más rápido que pudo, desapareciendo de la vista antes de que el sonido de la balanza al caer dejara de hacer eco en el pasillo. Riendo, Harry se volteó para ver la pared en blanco detrás de la cual seguramente se encontraba Draco Malfoy congelado, preocupado de que alguien no deseado estuviera afuera, pero sin siquiera pensar en salir. Eso dio a Harry un agradable sentimiento de poder mientras trató de recordar con qué palabras aún no había intentado entrar.
Pero su humor esperanzado no duró mucho. Media hora después, cansado de tantas formas distintas en las que había pedido ver lo que hacía Malfoy, la pared seguía sin mostrar ninguna puerta. Harry se sentía frustrado de pensar que Malfoy ahora podría estar muy lejos de ahí y aún no tenía la más mínima pista de lo que estaba haciendo. Perdiendo completamente la paciencia, Harry corrió hacia la pared y le dio una patada.
‘¡OUCH!’
Pensó que se había roto el pie, cuando se agarraba el pie lastimado y saltaba sobre el otro, la Capa de Invisibilidad se le resbaló.
‘¿Harry?’
Miró alrededor, sosteniéndose en una pierna y se cayó. Ahí, para su completo asombro, estaba Tonks caminando hacia él como si con frecuencia paseara por este pasillo.
‘¿Qué estas haciendo aquí?’ le preguntó sobando su pie, ¿por qué ella siempre lo encontraba tirado en el piso?
‘Vine a ver a Dumbledore,’ dijo Tonks. Harry pensó que se veía terrible: más delgada de lo normal, con el cabello lacio y decolorado.
‘Su oficina no esta aquí,’ dijo Harry, ‘ esta por el otro lado del castillo, detrás de la gárgola ...’
‘Lo sé,’ dijo Tonks. ‘Él no está aquí. Al parecer se fue de nuevo.’
‘¿No está?’ dijo Harry, poniendo su pie lastimado de vuelta en el piso. ‘Hey ... tú no sabes a donde se fue, supongo.’
‘No,’ dijo Tonks.

‘¿Para que lo querías ver?’
‘Para nada en especial,’ dijo Tonks, cogiendo, al parecer inconscientemente, la manga de su túnica. ‘Solo pensé que debería saber lo que está pasando. He oído rumores ... de gente lastimada.’
‘Sí, lo sé, todo ha salido en los periódicos,’ dijo Harry. ’Ese niño intentando matar a sus ...’
‘’El Profeta’ a menudo se retrasa,’ dijo Tonks quien no parecía escucharlo. ‘¿Has recibido últimamente alguna carta de alguien de la Orden?’
‘Ya nadie de la Orden me escribe,’ dijo Harry, ‘no desde que Sirius ...’ vio que los ojos de Tonks se llenaron de lágrimas.
‘Lo siento,’ murmuró torpemente. ‘Quiero decir ... lo extraño, también.’
‘¿Qué?’ dijo Tonks despistada, pensó que ella no lo había oído. ‘Bueno, nos vemos Harry.’
Y se dio vuelta precipitadamente y caminó de regreso por el pasillo, dejando a Harry mirándola mientras se iba. Después de más o menos un minuto, se puso de nuevo la Capa de Invisibilidad y reanudó sus esfuerzos por entrar al Cuarto de los Menesteres, pero su corazón no estaba en eso. Finalmente, un hueco en su estómago y el saber que Ron y Hermione volverían pronto para el almuerzo lo hizo abandonar sus intentos y dejar el corredor a Malfoy, quien, esperaba, estuviera demasiado asustado como para salir en algunas horas.
Encontró a Ron y Hermione en el Gran Comedor, a mitad de camino a un almuerzo temprano.
‘¡Lo hice! Bueno, algo así,’ le dijo Ron a Harry con entusiasmo cuando lo vio venir. ‘Se suponía que debía aparecerme afuera de la Tienda de Te de Madam Puddifoots y lo hice un poco más lejos, terminé cerca de Scrivenshafts, ¡pero al menos me moví!’
‘Bien hecho,’ dijo Harry.’ ¿A ti cómo te fue Hermione?’
‘Oh, ella estuvo perfecta, obviamente,’ dijo Ron antes de que Hermione pudiera responder. ‘Perfecta deliberación, adivinación, y desesperación o lo que sea que fuera ... después todos fuimos por unas bebidas a Las Tres Escobas y deberías haber oído a Twycross con ella ... No me sorprendería que pronto le hiciera la pregunta ...’
‘¿Y qué hay contigo?’ preguntó Hermione, ignorando a Ron. ‘¿Has estado en lo del Cuarto de los Menesteres todo este tiempo?’
‘Si,’ dijo Harry. ‘Y ... ¿adivinen con quien me tope ahí? ¡Con Tonks!’
‘¿Con Tonks?’ repitieron Ron y Hermione a la vez, sorprendidos.
‘Sí, dijo que había venido a visitar a Dumbledore.’
‘Si me lo preguntas,’ dijo Ron una vez que Harry terminó de describirles su conversación con Tonks, ‘está sufriendo una pequeña crisis nerviosa. Ha perdido los nervios después de lo que pasó en el Ministerio.’
‘Es un poco extraño,’ dijo Hermione, quien por alguna razón se veía muy preocupada. ‘Se supone que ella está vigilando la escuela, ¿por qué de pronto abandona su puesto y viene a ver a Dumbledore cuando él ni siquiera esta aquí?’
‘He pensado,’ dijo Harry no muy seguro. Se sentía extraño diciéndolo, eso era mucho más asunto de Hermione que de él. ‘No creen que pueda estar ... ya saben ... ¿enamorada de Sirius?’
Hermione lo miró fijamente. ‘¿Qué te hace pensar eso?’
‘No lo sé,’ dijo Harry encogiéndose de hombros, ‘pero ella estaba a punto de llorar cuando mencioné su nombre y su Patronus es ahora una gran cosa con cuatro patas. Me pregunto si no se convirtió ... tu sabes ... en él.’
‘Es solo una idea,’ dijo Hermione despacio. ‘Pero aun no sé por qué irrumpió en el castillo para ver a Dumbledore, si es que a eso realmente es a lo que vino.’
‘Es como lo dije, ¿cierto?’ dijo Ron quien ahora metía una gran cantidad de puré de papa en su boca. ‘Ella se ha vuelto algo loca. Perdió los nervios.’
‘Mujeres,’ dijo con tono de sabiduría a Harry, ‘ellas se alteran fácilmente.’
‘Pero,’ dijo Hermione, saliendo de sus casillas,’ dudo que encontraras alguna mujer que estuviera enfadada por media hora porque la señora Rosmerta no se hubiera reído de su chiste sobre la arpía, el curador y la Mimbulus mimbletonia.’
Ron la miró con el ceño fruncido.