Saturday, August 13, 2005

Capítulo 27: La Torre golpeada por el Rayo por Patricio

Una vez de regreso bajo el cielo estrellado, Harry dejó a Dumbledore sobre la cima de la roca más cercana. Empapado y temblando, el peso de Dumbledore todavía sobre él, Harry se concentró fuertemente como nunca lo había hecho sobre su destino: Hogsmeade. Cerrando sus ojos, agarró el brazo de Dumbledore tan fuerte como pudo y fue hacia adelante con aquel sentimiento de comprensión horrible.
Él supo que había funcionado antes que abriera sus ojos: el olor de la sal, la brisa de mar se había ido. Dumbledore y él temblaban y goteaban en medio de la oscura calle principal, en Hogsmeade. Por un horrible momento la imaginación de Harry le mostró muchos Inferi arrastrándose hacia él alrededor a los lados de las tiendas, pero parpadeó y vio que nada estaba moviéndose: todo era aún una completa oscuridad, sino fuera por unos pocos faroles y ventanas superiores alumbradas.
'¡Lo hicimos, Profesor!' susurró Harry con dificultad; de pronto, se dio cuenta que tenía una puntada de chamusquina en su pecho.
'¡Lo hicimos! ¡Conseguimos el Horcrux!' Dumbledore asombrado lo miró. Por un momento, Harry pensó que su inexperta Aparición había vuelto a Dumbledore desequilibrado, entonces miró su rostro, más pálido y apagado que nunca, como la luz distante del farol.
'¿Señor, está usted bien?' dijo Harry.
'Estaré bien' respondió Dumbledore débilmente, aunque las esquinas de su boca se crisparon. 'Esa poción … no era ninguna bebida saludable...'
Para el horror de Harry, Dumbledore se desplomó sobre la tierra.
'Señor, está bien. Señor, usted va a estar bien, no se preocupe' y miró desesperadamente alrededor por ayuda, pero no había nadie a la vista, todo lo que pensaba era que él de algún modo debía conseguir a alguien que lleve a Dumbledore al hospital.
'Necesitamos llegar hasta la escuela señor … a Madam Pomfrey...'
'¡No!', dijo Dumbledore 'Es... Profesor Snape es a quien necesito... pero yo no creo... que pueda caminar muy lejos todavía...'.
'Bien señor; escuche; voy a llamar a una puerta, encontrar un lugar donde pueda quedarse. Luego correré y traeré a Madam...'
'Severus', dijo Dumbledore claramente. 'Necesito a Severus...'
'Bien entonces, Snape. Pero voy tener que irme durante un momento, entonces podré...' antes de que Harry pudiera moverse, él oyó pasos que corrían. Su corazón saltó: alguien los había visto, alguien que sabía que ellos necesitaban ayuda, y mirando alrededor vio a la Señora Rosmerta apresurarse bajo la calle oscura hacia ellos sobre unos zapatos de tacón alto, mullidas, llevando una bata de seda bordada con dragones.
'¡Yo los vi Aparecerse cuando cerraba las cortinas del dormitorio! Gracias a Dios, gracias al cielo. No podía imaginar que... pero ¿qué le pasa a Albus?'
Ella se acerco, jadeando y mirando hacia abajo, con los ojos muy abiertos hacia Dumbledore.
'Está herido', dijo Harry, 'Señora Rosmerta, ¿puede entrar a las Tres Escobas mientras voy a la escuela y consigo ayuda para él?'
'!Tu no puede ir allá solo! No te das cuenta... ¿no lo han visto?'
'Si usted me ayuda, sosteniéndolo', dijo Harry, sin escucharla, 'pienso que podemos llevarlo dentro-'
'¿Qué ha pasado?' pregunto Dumbledore '¿Rosmerta cual es el problema?'
'La - La Marca Tenebrosa, Albus'
Y ella señaló hacia el cielo, en la dirección de Hogwarts. Inundado por el terror Harry escucho el sonido de esas palabras … dio vuelta y miró.
Allí estaba. Flotando en el cielo sobre Hogwarts: La calavera verde ardiendo en llamas con su lengua de serpiente, la marca que los Mortífagos dejaban cada vez que entraban a un edificio.... donde habían asesinado.
'¿Cuando apareció?' preguntó Dumbledore, y su mano apretó dolorosamente sobre el hombre de Harry como si luchara por pararse.
'Tiene que haber sido hace unos minutos, no estaba allí cuando saqué al gato, pero cuando subí las escaleras...'.
'Necesitamos regresar al castillo enseguida' dijo Dumbledore. 'Rosmerta' y tambaleándose un poco, pareció completamente en dominio de la situación. 'Necesitamos transporte, escobas'.
'Tengo un par detrás del bar', dijo ella, mirando muy asustada 'Correré y las buscare...'
'No, Harry puedo hacerlo'
Harry levanto su varita enseguida.
'Accio escobas de Rosmerta'
Un segundo después, escucharon a fuerte ruido y la puerta del frente se abrió de un reventón; dos escobas salieron disparadas hacia la calle e hicieron carrera a cada lado de Harry, donde ellas cayeron quietas, temblando ligeramente a la altura de su cintura.
'Rosmerta, por favor envía un mensaje al Ministerio', dijo Dumbledore y montó la escoba más cercana a él. 'Puede ser que nadie adentro de Hogwarts todavía no se haya dando cuenta que algo anda mal..... Harry, ponte tu Capa Invisible'
Harry sacó la Capa de su bolso y se la puso antes de montar su escoba; la señora Rosmerta estaba ya regresando hacia su bar cuando Harry y Dumbledore golpeaban el piso y se elevaban hacia el aire. Cuando ellos se apresuraban velozmente hacia el castillo, Harry hechó un vistazo por el lado de Dumbledore, listo por si tenía que agarrarlo si caía, pero la visión de la Marca Tenebrosa parecía haber actuado en Dumbledore como un estimulante; el estaba inclinado sobre su escoba, sus ojos fijos hacia la Marca, su dorado y largo cabello plateado y su barba volaban detrás de él en el aire de la noche. Y Harry, también, miró adelante, hacia la calavera, y el miedo se acrecentó dentro de él como un veneno burbujeante, comprimiendo sus pulmones, dirigiéndolo todo a otros malestares en su mente...
¿Cuánto tiempo habra estado ahì? ¿Habrían tenido la suerte Ron, Hermione y Giny de escapar?, ¿Acaso uno de ellos había causado la Marca para sacar a todos del colegio?, o ¿Habría sido Neville o Luna o algún otro miembro del ED? Y si así era...
Él fue quien les había dicho que patrullen los corredores, los había invitado a abandonar la seguridad de sus cuartos... ¿Sería responsable otra vez por la muerte de un amigo?
Mientras ellos volaban sobre la oscuridad, girando sobre la vereda abajo que ellos habían andado antes. Harry oyó, sobre el silbido del aire de la noche en sus oídos, a Dumbledore murmurando en alguna lengua extraña otra vez. El pensó y entendió, por qué, como el sintió su escoba estremecerse por un momento cuando ellos volaron sobre las paredes límites en las tierras. Dumbledore deshacía los hechizos que él mismo había puesto alrededor del castillo, de modo que ellos pudieran entrar con velocidad. La Marca Tenebrosa brillaba directamente encima de la Torre de Astronomía, la más alta del castillo. ¿Significaba que la muerte había ocurrido allí?
Dumbledore ya había cruzado los muros fortificados y se desmontaba: Harry aterrizó al lado de él segundos más tarde y miró alrededor...
Los muralla estaba desierta. La puerta a la escalera de caracol que conducía atrás del castillo estaba cerrada. No había señal de lucha, de una pelea de muerte, de un cuerpo.
'¿Qué significa esto?' preguntó Harry a Dumbledore, alzando la vista al cráneo verde con la lengua de serpiente que brillaba malvadamente encima de ellos. '¿Es esa una verdadera Marca? ¿Alguien definitivamente lo hizo, Profesor?'
Con el débil brillo verde de la Marca Harry vio a Dumbledore agarrando su pecho con su mano ennegrecida.
'¡Ve y despierta a Severus!', dijo Dumbledore apenas, pero claramente. 'Cuéntale lo que ha pasado y tráelo. Nada más, no hables con nadie y no te quites la Capa. Te esperaré aquí.'
'Pero...'
'¡Juraste obedecerme Harry! ¡Ve!'
Harry se apresuró hacia la puerta que conducía a la escalera de caracol, pero su mano solo acababa de cerrarse sobre el mango de hierro de la puerta cuando oyó pasos que corrían del otro lado.
Miró alrededor de Dumbledore, quien le hizo un gesto para que se retire. Harry retrocedió.
La puerta abierta reventó y alguien explotó a través de ella y gritó '!Expelliarmus!'
El cuerpo de Harry se puso al instante rígido e inmóvil y sintió desplomarse contra la pared de la Torre, apoyado sobre una estatua, incapaz de moverse o hablar. No podía entender que había pasado. Expelliarmus no era un Encanto Congelante.
Entonces, por la luz de la Marca, vió la varita mágica de Dumbledore volar en arco sobre el borde de los muros y entendió. Dumbledore había mudamente inmovilizado a Harry y segundo se había tomado para interpretar que el hechizo había funcionado a costa de la posibilidad de defenderse así mismo.
Parado de pie contra los muros, la cara muy blanca, Dumbledore aún no mostraba ningún signo de pánico o temor. Él simplemente miró a través en su desarmante y dijo. 'Buenas noches, Draco'.
Malfoy dio un paso hacia adelante, observó alrededor rápidamente para comprobar que él y Dumbledore estaban solos. Sus ojos cayeron alrededor de la segunda escoba.
'¿Quién más está acá?'
'Una pregunta que yo quisiera hacerte, ¿estás actuando solo?'
Harry vio el cambio de los ojos pálidos de Malfoy detrás de Dumbledore a través del fulgor verdoso de la Marca.
'No', dijo él. 'He traído respaldo. Hay Mortifagos aquí, en su escuela, esta noche.'
'Bien, bien' dijo Dumbledore, como si Malfoy le estuviera mostrando una tarea proyecto ambiciosa. 'Muy bien, desde luego, ¿encontró la forma para dejarlos entrar, verdad?'
'Sí', dijo Malfoy, que jadeaba. '¡Directamente bajo sus narices y usted nunca se dio cuenta!'
'Ingenioso', dijo Dumbledore. 'Aunque … perdóname … ¿dónde están ellos ahora? Pareces sin apoyo.'
'Se han encontrado con algunos de su guardia, están teniendo una pelea ahora. Ellos no demorarán..... Yo vine adelante. Yo, Yo tenía un trabajo, un trabajo que hacer'.
'Bien, entonces, estas teniendo éxito y hazlo, mi querido niño', dijo Dumbledore dulcemente.
Hubo un silencio. Harry, detenido y encarcelado dentro de su invisible y paralizado cuerpo, miraba a los dos, sus oídos forzados a escuchar sonidos de una pelea distante de los Mortifagos y en frente de él, Draco Malfoy sin hacer nada pero mirando fijamente hacia Albus Dumbledore quien, increíblemente sonrió.
'Draco, Draco, tú no eres un asesino'
'¿Cómo lo sabe?' dijo Malfoy enseguida.
El pareció darse cuenta lo infantil que habían sonado sus palabras. Harry lo vió ruborizarse a través de la verdosa luz de la Marca.
'¡Usted no sabe de lo qué soy capaz!', dijo Malfoy muy forzadamente. 'Usted no sabe lo que he hecho!'
'Oh, sí lo se', dijo Dumbledore suavemente, 'Usted casi mató a Katie Bell y Ronald Weasley. Usted ha estado intentando, con creciente desesperación, matarme todo el año. Perdóneme, Draco, pero esas han sido tentativas débiles. Tan débiles que para ser honesto, me pregunto si su corazón ha estado realmente en ello...'
'¡Ha estado en ello!' dijo Malfoy vehementemente. 'He estado trabajando en ello todo el año y esta noche...'
En algún lugar en la profundidad del castillo debajo de Harry se oyó un grito sordo. Malfoy se puso rígido y echó un vistazo sobre su hombro.
'Alguien está teniendo una gran lucha', dijo Dumbledore, sonando casual '¿Pero usted estaba diciendo … sí, que ha logrado hacer entrar a los Mortifagos en mi escuela y, admito, que eso era algo que yo creía imposible ¿cómo lo hizo?'
Pero Malfoy no dijo nada: él todavía escuchaba lo que pasaba debajo y parecía casi tan paralizado como Harry estaba.
'Quizá usted debería hacer progresos con su trabajo solitario' sugirió Dumbledore. '¿Qué si su resguardo se ha visto reducido por mi guardia? Como habrá comprendido, hay miembros de la Orden del Fénix, aquí, esta noche, además... y después de todo, usted realmente no necesita ayuda... Yo no tengo varita mágica en este momento … no puedo defenderme.'
Malfoy simplemente lo miró fijamente.
'Ya veo', dijo Dumbledore amablemente, cuando Malfoy, no se movió, ni habló. 'Usted tiene miedo de actuar hasta que ellos se le unan'.
'¡No tengo miedo!' gruñó Malfoy, aunque él todavía no hiciera ningún movimiento para hacer daño a Dumbledore. '¡Es Usted quien debería estar asustado!'.
'¿Pero por qué? No creo que me mates, Draco. Matar no es tan fácil como los inocentes creen... entonces dígame, mientras esperamos a sus amigos …… ¿Cómo los introdujo de contrabando aquí? Pareciera que le ha tomado mucho tiempo de trabajo el como conseguirlo.'
Malfoy lo miró como si estuviera venciendo el impulso de gritar o de vomitar. Él tragó y tomó mucho aliento, mirando airadamente a Dumbledore, su varita mágica apuntando directamente hacia el cercano corazón. Entonces, como si él no pudiera ayudarse, dijo.
'Tuve que reparar aquel Gabinete de Desaparición roto que nadie ha usado durante años. Donde Montague estuvo perdido el año pasado'.
'Aaaah...'
La mirada de Dumbledore era de un medio gemido. Cerró sus ojos por un momento.
'Eso fue muy inteligente .... hay un par, que yo tomé'
'El otro esta en Borgin & Burkes' dijo Malfoy 'y entre ellos hay una especie de pasaje. Montague me dijo que cuando lo golpearon en Hogwarts, él quedo atrapado en el limbo, a veces él podía oír que estaba yendo a la escuela y otras veces que el estaba yendo a la tienda, como si el Gabinete viajara entre ellos, pero él no podía hacer nada, no podían oírlo... al final él consiguió Aparecerse hacia fuera, aún cuando él todavía no había pasado su prueba. Él casi murió haciéndolo. Todos pensaron que eso fue una gran historia, pero yo fui el único que se dio cuenta lo que significaba, incluso ni Borgin lo sabía, yo fui el que comprendió que podría haber un camino hacia Hogwarts a través de los Gabinetes si yo arreglaba el que estaba roto...'
'Muy bien', murmuró Dumbledore. 'Entonces los Mortifagos fueron capaces de pasar por Borgin & Bourkes hacia la escuela para ayudarlo... un plan inteligente... y, como usted dice, correctamente bajo mi nariz'.
'Sí', dijo Malfoy quien extrañamente, pareció mostrar coraje y comodidad ante la alabanza de Dumbledore. '¡Si, así fue!'
'Pero hubieron tiempos', continuó Dunbledore, '¿o no es verdad que hubieron tiempos cuándo usted no estaba seguro que tendría éxito en la reparación del Gabinete? Y recurrió a medidas ordinarias y mal pensadas como enviarme un collar maldito que alcanzó las manos incorrectas... o el envenenamiento; donde solo había una mínima posibilidad que yo bebiera...'
'Sí, bien, usted aún no se daba cuenta quien estaba detrás de todo aquello, verdad?' se mofó Malfoy, cuando Dumbledore se deslizó un poco mas debajo de donde estaba, la fuerza en sus piernas al parecer estaban flaqueando y Harry infructuosamente luchaba, en silencio, contra la hechicería que lo ataba.
'En realidad, sí lo hice', dijo Dumbledore. 'Estaba seguro que era usted'.
'¿Por qué no me detuvo, entonces?' exigió Malfoy.
'Intenté, Draco. El profesor Snape ha estado vigilándote bajo mis órdenes...'
'Él no ha estado haciéndolo bajo sus órdenes, el prometió a mi madre...'
'Desde luego que eso fue lo que él te dijo, Draco, pero...'
'¡Él es un agente doble y usted es un anciano estúpido, él no trabaja para usted, usted solamente cree que él lo hace!'
'Debemos estar de acuerdo en diferir sobre eso, Draco. ¡Resulta que confío en el Profesor Snape.'
'Bien, está perdiendo su poder, entonces!' se mofó Malfoy. 'Él ha estado ofreciéndome mucha ayuda, esperando toda la gloria para él - esperando un poco de acción! "¿Qué estás haciendo? ¡Haz hecho lo de ese collar, eso fue estúpido, podrías haber hecho volar todo"; pero no le he dicho lo que he estado haciendo en la Sala de Requerimientos, él se despertará mañana y todo habrá terminado y no será más el favorito del Señor Oscuro, ¡él no será nada comparado a mí, nada!'
'Muy gratificante', dijo Dumbledore suavemente. 'Todos queremos ser apreciados por nuestro trabajo, desde luego... pero ¿usted debe haber tenido un cómplice … alguien en Hogsmeade.... alguien que fuera capaz de deslizar hacia Katie el, el...? Aaaah'
Dumbledore cerró sus ojos otra vez y asintió con la cabeza, como si él cayera en cuenta de algo '...desde luego ...¿Desde cuando estará ella bajo la Maldición Imperius?'
'¿Se da cuenta al fin? ¿verdad?' se burló Malfoy.
Hubo otro grito debajo, más fuerte que el último. Malfoy miró nerviosamente sobre su hombro otra vez, de vuelta Dumbledore continuó.
'¿Entonces forzaron a la pobre Rosmerta estar al acecho en su propio baño y pasarle el collar a cualquier estudiante de Hogwarts que entraba en el cuarto sin compañía?'.
'Y la bebida del prado envenenada... bien naturalmente, Rosmerta fue capaz de envenenar eso para usted antes que ella me enviara la botella por medio de Slughorn creyendo que eso era mi regalo de Navidad... si, muy hábil.... muy hábil... pobre Sr. Filch no podría, desde luego, pensar en chequear la botella de Rosmerta... dime ¿Cómo se comunicaban con Rosmerta? Yo pensé que teníamos todos los métodos de comunicación dentro y fuera de la escuela monitoreados'.
'Galeones encantados' dijo Malfoy, como creyendo que estaba siendo obligado a seguir hablando, aunque tuviera la varita en la mano agitándola mal...'Yo tenía una y ella otra y así le enviaba mensajes...'
'¿No era ese el método secreto de comunicación del grupo que se hacía llamar asimismo El Ejército de Dumbledore el año pasado?'. Su voz era encendida y casual pero Harry lo vio deslizarse un poco más abajo sobre la pared cuando él lo decía.
'Sí, usé la idea de ellos', dijo Malfoy, con una risa torcida. 'Conseguí la idea de envenenar el prado de la sangre sucia Granger, también, oí su conversación en la biblioteca acerca de Filch y como no reconocía pociones...'
'Por favor no uses aquella palabra ofensiva delante mío' dijo Dunbledore.
Malfoy soltó una risa áspera.
'¿Se preocupa que yo este diciendo "Sangre Sucia" cuándo estoy a punto de matarlo?'
'Sí, lo hago' dijo Dumbledore y Harry vio sus pies deslizarse un poco más al suelo como luchando por permanecer derecho. 'Pero para estar a punto de matarme, Draco, usted ha tenido varios largos minutos. Estamos bastante solos. Estoy de lo más indefenso como usted nunca puede haber soñado y de todos modos no ha actuado.'
Malfoy retorció involuntariamente la boca, como si él hubiera probado algo muy amargo.
'Ahora, sobre esta noche', continuó Dumbledore 'Estoy un poco perplejo acerca de lo que ha pasado … ¿Usted sabía que yo me había marchado de la escuela?' pero entonces, él contestó su propia pregunta. 'Rosmerta me vio abandonarla, ella le habrá advertido, a través de la utilización de esas ingeniosas monedas, estoy seguro...'
'Así es', dijo Malfoy. 'Pero ella dijo que usted solo iba por una bebida y regresaba.'
'Bien, yo ciertamente bebí... y regresé... de todas formas...' masculló Dumbledore. '¿Entonces usted decidió ponerme una trampa primaveral?'
'Decidimos poner la Marca Tenebrosa sobre la Torre y conseguir que se apresurara en volver acá, y ver como era asesinado' dijo Malfoy. '¡Y funcionó!'.
'Bien... sí y no...' dijo Dumbledore. '¿Pero debo tomar eso, entonces, como que nadie ha sido asesinado?'
'Alguien ha muerto', dijo Malfoy y su voz pareció subir un poco más cuando lo dijo. 'Gente de usted... no sé quién, estaba oscuro... yo caminé sobre el cuerpo... Yo supongo que lo estaba esperando aquí a que regresara, sólo los de Fénix se interponían en el camino...'
'Sí, ellos lo hacen' dijo Dumbledore.
Hubo un golpe y gritos abajo, más fuerte que los anteriores, parecía como si la gente luchara sobre la escalera de caracol que conducía a donde estaban parados Dumbledore, Malfoy y Harry y en el corazón de Harry resonó lo inaudible en su pecho invisible... alguien estaba muerto... Malfoy había atravesado el cuerpo ... pero ¿Quién era?.
'Hay poco tiempo, de una u otra manera', dijo Dumbledore, 'Permítame hablar de sus opciones, Draco'.
'!Mis opciones!' gritó Malfoy. '!Estoy parado acá con una varita mágica... para matarlo!'
'Mi querido muchacho, permitamos no tener más pretensiones acerca de ello. Si usted hubiera querido matarme, usted ya lo hubiera hecho en el primer momento que me desarmó. No se hubiera detenido en esta charla acerca de sus planes y significados'.
'¡Yo no tengo opciones!' dijo Malfoy y de repente estaba tan blanco como Dunbledore. '¡Tengo que hacerlo. Tengo que matarlo! Sino el matará a toda mi familia!'.
'Aprecio las dificultades de tu posición' dijo Dumbledore
'¿Por qué crees que yo no te he confrontado antes? Porque yo sabía que serías asesinado si Lord Voldemort se daba cuenta que yo sospechaba'.
Malfoy hizo una mueca de dolor al escuchar el nombre.
'No quería desafiarte hablando contigo de la misión a la cual sabía tu habías sido asignado, en caso que él usará Legilimancia contra ti' continuo Dumbledore. 'Pero ahora, al final, cuando podemos plenamente el uno al otro... ningún daño ha sido hecho, tu no has dañado a nadie, pienso que tienes mucha suerte que las involuntarias víctimas sobrevivieron... Yo puedo ayudarte, Draco'.
'No, no puede' dijo Malfoy, su varita balanceándose muy mal en sus mano desde luego.
'Ven al lado correcto, Draco y podremos ocultarte completamente como nunca podrías imaginar. Puedo enviar a los miembros de la Orden con tu madre esta noche y ocultarla de la misma manera. Tu padre esta seguro por ahora en Azkaban... Cuando el tiempo llegue, podemos protegerlo también a él. Ven al lado correcto, Draco... Tu no eres un asesino...'
Malfoy miró fijamente a Dumbledore.
'Pero, falta mucho para eso, ¿verdad?' dijo él despacio. 'Pensaron que yo moriría en el intento, pero estoy aquí... y usted está en mi poder... soy yo el que está con la varita mágica... usted está a mi merced...'
'No, Draco', dijo Dumbledore tranquilamente. 'Mi piedad, y no la tuya, es la que importa ahora'.
Malfoy no habló. Su boca estaba abierta, su mano en la varita mágica temblando. Harry pensó que la bajaría por una fracción.
Pero de pronto los pasos tronaban encima de la escalera y un segundo más tarde Malfoy era sacado fuera del camino por cuatro personas en trajes negros que incursionaron violentamente por la puerta sobre los terraplenes. Todavía paralizado, sus ojos que miraban fijamente sin pestañear, se fijaron con terror sobre los cuatro forasteros: pareció que los Mortifagos habían ganado la lucha abajo.
Un hombre de mirar grumoso con una mirada lasciva ladeada dio una risa nerviosa.
'¡Dumbledore arrinconado!' dijo él y se dio la vuelta a la mujercita achaparrada que lucía como si fuera su hermana y quien sonreía abiertamente con impaciencia. '¡Dumbledore sin su varita!, ¡Dumbledore solo! ¡Bien hecho, Draco, bien hecho!'
'¡Buenas noches, Amycus!', dijo Dumbledore calmadamente, como si estuviera dando la bienvenida al hombre a una merienda, 'y has traído a Alecto también... encantador...'
La mujer parecía enfadada y se río tontamente.
'¿Entonces, piensas que tus pequeñas bromas te ayudarán sobre tu lecho de muerte?' se burló ella.
'¿Bromas? No, no, estos son modales' contestó Dumbledore.
'¡Házlo!' dijo el extraño parado mas cerca de Harry, un hombre enorme, con el pelo y patillas grises enmarañadas, su traje de Mortífago parecía incómodamente apretado. Su voz no se parecía a ninguna otra que Harry había escuchado antes, era como un ladrido raspado, la voz. Harry pudo oler que emitía una mezcla poderosa de suciedad, sudor y sin lugar a dudas, de sangre. Sus asquerosas manos tenían unas uñas largas y amarillentas...
'¿Y tu eres, Fenrir?' preguntó Dunbledore.
'Así es', raspó el otro. '¿Te complace verme, Dumbledore?'.
'No, no podría decir que estoy...'
Fenrir Greyback sonrió abiertamente, mostrando sus dientes puntiagudos. La sangre goteando bajo su barbilla y él lamió sus labios despacio, obscenamente.
'¿Pero usted sabe cuánto me gustan los niños, Dumbledore?'
'¿Debo tomarlo que usted ataca aún sin la luna llena ahora? Esto es... de lo más insólito... usted ha desarrollado un gusto a la carne humana que no puede satisfacerse una vez al mes?'
'Así es', dijo Greyback '¿Lo impresiona eso, Dumbledore? ¿Lo asusta?'
'Bien, no puedo fingir que no me repugna un poco', dijo Dumbledore. 'Y sí estoy impresionado que Draco los invitara; justo en la escuela donde sus amigos viven...'
'No lo hice', respiró Malfoy. Él no miraba Greyback, parecía no querer echarle un vistazo a él. 'No sabía que él vendría...'
'No querría omitir un viaje a Hogwarts, Dumbledore' raspó Greyback. 'No cuando hay gargantas que faltan ser arrancadas... delicioso, delicioso...'
Y él levantó una uña amarilla y agarró uno de sus dientes delanteros que miran con lascivia hacia Dumbledore.
'No', dijo el cuarto Mortífago bruscamente. Él tenía una pesada cara brutal. 'Tenemos órdenes. Draco consiguió hacerlo. Ahora, Draco, y rápidamente'.
Malfoy mostraba menos resolución que nunca. Miraba aterrorizado y fijamente la cara de Dumbledore, que era aún más pálida y más baja que lo usual, cuando el se había deslizado mas abajo por la pared del terraplén.
'¡Él ya está muy lejos de este mundo de todos modos, si me preguntan!' dijo el hombre ladeado, acompañado de las risas tontas jadeantes a su hermana. '¿Mírenlo, qué te ha pasado, entonces, Dumby?'
'Oh, débil resistencia, reflejos lentos, Amycus', dijo Dumbledore. 'La vejez llega algún día… quizás le sucederá... si usted tiene suerte...'
'¿Qué significa eso? Entonces, ¿qué significa eso?' gritó el Mortífago, de repente violento. 'Siempre lo mismo, no es cierto, eh, Dumby, hablando siempre y no haciendo nada, nada. ¡Aún no sé por qué el Señor Oscuro no se molesta en matarte! ¡Vamos, Draco hazlo!'
Pero en aquel momento, hubieron renovados sonidos de peleas abajo y una voz gritada. 'Ellos han bloqueado las escaleras! Reducto! ¡REDUCTO!'
El corazón de Harry saltó. Entonces esos cuatro Mortífagos no habían eliminado a toda la guardia, simplemente habían dejado la pelea en la cima de la torre, y, por el sonido de ello, habían creado una barrera detrás de ellos.
'¡Ahora Draco, rápido!' dijo el hombre con la cara brutal con ira.
Pero la mano de Malfoy temblaba duramente y apenas podía apuntar.
'¡Yo lo haré¡' gruñó Greyback, moviéndome hacia Dumbledore y extendiendo sus manos, los dientes listos.
'¡He dicho que no!' gritó el hombre de cada brutal; hubo un destello de luz y el hombre lobo fue empujado del camino; él golpeó los terraplenes y se tambaleó, mirando furioso. El corazón de Harry martillaba con tal fuerza que parecía imposible que nadie pudiera oírlo estando de pie allí, encarcelado por el hechizo de Dunbledore. Si sólo pudiera moverse, él podría hacerlos objetivos de una maldición bajo la capa.
'Draco hazlo o párate a un lado de nosotros' gritó la mujer, pero en aquel momento la puerta explosionó de terraplenes abierta de un golpe y allí parado estaba Snape, su varita mágica agarrada en una mano con sus ojos barriendo la escena, Dumbledore caído contra la pared, los cuatro Mortifagos, incluyendo el enfurecido hombre lobo y Malfoy.
'Tenemos un problema Snape', dijo Amycus grumoso cuyos ojos y varita mágica estaban fijos igualmente en Dumbledore, 'el muchacho no parece capaz...'
Pero alguien más había mencionado el nombre de Snape, muy suavemente.
'Severus....'
El sonido asustó a Harry más allá de cualquier que hubiera experimentado toda la tarde. Por primera vez Dumbledore suplicaba.
Snape no dijo nada, pero anduvo hacia adelante y empujó rudamente a Malfoy quitándolo del camino. Los tres Mortifagos retrocedieron sin decir palabra. Incluso el hombre lobo pareció intimidado.
Snape miró fijamente durante un momento a Dumbledore y hubo repulsión y odio grabado en las líneas ásperas de su cara.
'Severus, por favor...'
Snape levantó su varita mágica y la señaló directamente en Dumbledore
'¡Avada Kedrava!'
Un chorro de luz verde partió del final de la varita mágica de Snape y golpeó a Dumbledore directamente en el pecho. El grito de horror de Harry nunca se sintió, silencioso e inmovilizado. El fue forzado a mirar como Dumbledore volaba en el aire, por una fracción de segundos él pareció colgar suspendido bajo el cráneo brillante, y luego cayó despacio hacia atrás, como una gran muñeca de trapo, sobre las almenas y fuera de vista.